Alpine A110 (Scalextric). Historia y prueba en el nuevo circuto de Slot Gear

 

    Haciendo un poco de historia y tirando de hemeroteca, decir que el Alpine lo desarrolló Jean Rédélé, piloto de Renault, que pilotaba un 4CV. El piloto se dió cuenta de los gradísimos inconvenientes que presentaba su pesada carrocería y la sustituyó por una de fibra de vidrio reforzada que diseñó él mismo

    Rédélé pilotó su 4CV modificado, al que le puso nombre de Alpine, ganando la Mille Miglia de mil novecientos noventa y cinco. Continuó posteriormente desarrollando nuevas versiones de los Renault de fábrica. Y del mítico Renault 8 surgió el Alpine A110 en mil novecientos sesenta y tres. Su carrocería de fibra de vidrio reforzada y muy ligera con tracción en las ruedas traseras propulsadas por un motor de 956cc y 4 cilindros.

   El A110 demostró su gran desempeño en la década de los sesenta y primeros años de los setenta, donde vino su primera victoria en el rally de Montecarlo en mil novecientos setenta y uno. Este coche es el que Scalextric revive muy fidedignamente, con unos detalles asombrosos. El rally de Montecarlo del año 1971 siempre se recordará por su dureza debido al pésimo mal tiempo, el peor en toda la historia, logrando arrebatar la victoria al campeón de la edición anterior, Porsche, y copando todo el podio.

 El A110 pilotado por O. Anderson y D. Stone se impuso como lider ocupando el primer puesto desde la carrera inaugural, de Marrakech hasta la de Montecarlo, de ahí que el dorsal 28 ponga la palabra Marrakech. A pesar de las duras condiciones meteorológicas, eso sí, comunes para todos los participantes, conservaron el liderazgo en la segunda carrera y ganaron la tercera, con en el "col de Turini" como etapa nocturna. El año 1971 fue un buen año para el Alpine porque también ganó en el campeonato europeo de rallies.

 

 El 110 de Scalextric, además de ser una fiel réplica, dinámicamente es bueno. Se echa en falta un eje trasero un pelín más ancho ya que unido a que el chasis es estrecho, cuesta un poco cogerle el punto. Eso sí, una vez te has hecho con el coche no vas a tener ningún problema. Otro problema que hubo durante la tanda de entrenamientos fue que la luna trasera salió despedida literalmente y hubo que volver a pegarla.

   El coche, en la nueva pista de Slot Gear ha bajado de los ocho segundos en su vuelta más rápida, concretamente 7,81”, cerca del imbatible Fiat 131 Abarth, que con 7,65” lo hemos colocado de control para ver cómo se comportan los coches en la nueva pista. Habiendo probado varios coches en ella podemos asegurar que bajar de ocho segundos es muy buena marca, y el Alpine A110 los ha bajado y por mucho.