Vídeo presentación: Renault 4L "Tierra del Fuego" Scalextric

 

   Cruzar América de Sur a Norte, de extremo a extremo, no es cuestión baladí. Y más si quienes lo intentan son cuatro chicas, ninguna de ellas profesionales del automovilismo, al volante de dos cuatro latas en la década de 1960.

   Este fue el monumental reto que afrontaron cuatro mujeres francesas capitaneadas por la intrépida modelo y periodista Michèle Ray. Corría 1965. Después de un año de preparativos, tomaron la salida en Ushuaia (Argentina) en dirección a Anchorage (Alaska, Estados Unidos), en una aventura que les llevó a recorrer 40.000 kilómetros en cuatro meses y medio.


   Les esperaban semanas de penoso recorrido sobre arena, barro, nieve, hielo y, en algunos casos, también asfalto. Una travesía que, recordemos, estamos en 1965, les llevó desde la soledad de la Patagonia a las profundidades de la selva, pasando por los gélidos altiplanos de Perú y Bolivia, los desiertos del norte mexicano o los bosques canadienses. Del nivel del mar a más de 5.000 metros de altura en una aventura de otra época, sometiendo a los pequeños Renault a un castigo que muy pocos automóviles resistirían.



   Pero lo lograron. Y llegaron a las proximidades del Círculo Polar Ártico como heroínas, certificando una vez más que el 4L era, literalmente, un coche que podría llevarte al fin del mundo.